Qué es, cómo es la intervención, cuáles son los resultados y posibles complicaciones del Tubo gástrico
Características y duración del tratamiento con balón intragástrico
16 septiembre, 2016
Lifting Facial con cirugía en Alicante, para hombres y mujeres
25 octubre, 2016
Mostrar todos

Qué es, cómo es la intervención, cuáles son los resultados y posibles complicaciones del Tubo gástrico

La operación de tubo gástrico también se conoce como gastrectomía tubular o, mediante su nombre en inglés, “Sleeve gastrectomy”. Su objetivo es reducir el estómago convirtiéndolo en un tubo, de forma que el estómago sea capaz de asumir menos alimentos, y se creen sensaciones de saciedad en el paciente.

La intervención mediante tubo gástrico empezó a desarrollarse en Estados Unidos y está indicada para pacientes con un índice de Masa Corporal (IMC) superior a 40 kg/m2, o bien un IMC superior a 35 kg/m2, siempre que lleve asociado otras enfermedades (hipertensión, diabetes…) y cuyo tratamiento no haya resultado satisfactorio en el plazo de un año. Recuerde que es posible controlar el IMC de cada uno gracias a herramientas online.

 

1. ¿Cuál es el objetivo del tubo gástrico?

Reducir la capacidad del estómago, reduciendo parte del mismo y convirtiéndolo en una especie de tubo que reduce la cantidad de alimentos que recibe el cuerpo gracias a:

  • Una menor capacidad del estómago (de cerca de 1000 cc de capacidad media a unos 100-120 cc tras la intervención) y…
  • La reducción del efecto de la hormona Grelina, conocida como la hormona del hambre, que controla el apetito y envían las señales al cerebro de hambre.

Por eso a esta intervención se la conoce como del tipo restrictivo, porque restringe los alimentos, la sensación de apetito y la capacidad del estómago de ingerir comida. Mediante el tubo gástrico conseguimos, finalmente, una pérdida de peso duradera en el tiempo, así como la mejora en otras enfermedades comunes en pacientes con obesidad mórbida.

 

2. ¿Cómo es la intervención mediante Gastrectomía tubular?

La intervención mediante Gastrectomía Tubular consiste en grapar y seccionar el estómago para reducir su tamaño y convertirlo en un tubo de aproximadamente 2 cm de diámetro desde el cardias hasta el píloro.

El estómago, por su parte, no ve alterado su funcionamiento ordinario, digiriendo con normalidad cualquier alimentos, así como el proceso de vaciado natural. El tubo gástrico, además, evita cualquier cruce entre el estómago y los intestinos, lo que permite que orgánicamente todo funcione como es natural.

La intervención de Gastrectomía tubular, o tubo gástrico, se realiza bajo anestesia general y por vía laparoscópica. Tiene una duración de entre 45 y 90 minutos según las características del paciente.

 

3. Resultados del tubo gástrico o Gastrectomía Tubular

El porcentaje de pérdida del exceso de peso a un año, es de un 82% entre los hombres y del 85% en las mujeres. Tras la intervención mediante Gastrectomía tubular o tubo gástrico, los pacientes suelen perder una media de cerca de 10 kilos al mes.

Por eso, entre otras razones, es fundamental estar bien asesorado por un equipo médico, psicológico y nutricionista que acompañe al paciente en el proceso y le acerque a prácticas sanas que acostumbren rápido el cuerpo del paciente a una vida del todo normal.

Los resultados que se obtienen permiten, en definitiva, mejorar la calidad de vida de los pacientes sin efectos secundarios.

 

4. Efectos y posibles complicaciones en el postoperatorio del tubo gástrico

La intervención del tubo gástrico realizada a través de laparoscopia permite una rápida recuperación del paciente. Esta intervención mediante Gastrectomía tubular requiere apenas de 2 a 3 días de hospitalización, evita los dolores y molestias propias de una intervención.

Este procedimiento facilita el postoperatorio y reduce las posibles complicaciones de una intervención mediante el tubo gástrico. El paciente podría, incluso, andar a las pocas horas de finalizar la intervención del tubo gástrico. Apenas 12 o 24 horas después el paciente podría empezar a beber agua y, si la tolerancia lo permite, iniciar una diete líquida y controlada.

Es muy recomendable realizar este proceso siempre de la mano de expertos nutricionistas capaces de supervisar, asesorar y guiar la alimentación del paciente durante los primeros meses.