NUTRICIÓN PERSONALIZADA

Nuestra Clínica está especializada en el tratamiento de la obesidad y sobrepeso mediante dietas personalizadas, (estudiando el historial médico y las características de cada paciente) ofreciendo así la posibilidad de reducir peso de forma rápida y saludable.

Existen varias técnicas para evaluar el grado de obesidad en el adulto. Las más útiles, y a la vez sencillas, que se utilizan en la práctica diaria son el Índice de masa corporal (IMC) y la composición corporal por Impedancia Bioeléctrica Bipolar, (se considera uno de los métodos más fiables para estimar la composición corporal, además de seguro, no invasivo, rápido y sencillo).

Dentro del apartado de dietas ofrecemos diferentes opciones vinculadas a conseguir diferentes objetivos, desde la pérdida de peso hasta dietas específicas que busquen solucionar alguna otra problemática no vinculada necesariamente al peso como por ejemplo, reducir el colesterol, dietas para pacientes con diabetes, enfermedad de crohn, colitis ulcerosa, pérdida de peso post-parto etc…

El especialista le efectuará una encuesta alimentaria con el fin de:

– Evaluar el consumo de alimentos.
– Evaluar la ingesta de energía.
– Conocer la ingesta alimentaria y farmacológica de nutrientes.
– Evaluar las fuentes alimentarias del consumo de energía y nutrientes.
– Explorar conocimientos y actitudes en relación a la alimentación y nutrición.
– Relacionar los hábitos alimentarios con otros estilos de vida y factores de riesgo.

Las Dietas Hipocalóricas representan el eje central del tratamiento. Las dietas bajas en calorías pretenden conseguir un balance energético negativo, es decir, que entren menos calorías de las que salen. La dieta debe ser equilibrada en cuanto a los nutrientes, y se debe adecuar a los gustos, costumbres y horarios de los pacientes. Hay que procurar que no represente una ruptura con la dieta anterior o, por lo menos, que la transición sea progresiva. Es importante que sea variada, para que el paciente no caiga en la monotonía y abandone el tratamiento.

La actividad física es un factor primordial en la pérdida y el mantenimiento de peso; practique ejercicio en la medida de sus posibilidades, sepa que el mejor ejercicio es aquel que se practica cada día y que según los últimos estudios los ejercicios de baja intensidad o cotidianos son los más adecuados para toda la población, (caminar, pasear el perro, cuidar el jardín, bailar, pasear en bicicleta, evitar la utilización del coche privado o subir y bajar escaleras). Recuerde que por su obesidad Ud. hacia posiblemente poco ejercicio. Nuestros dietistas y educadores físicos le facilitarán dietas y tablas de ejercicios que le harán mucho más fácil esto que le parece imposible.