Mamoplastia: reducción de pecho

Cirugía Estética Corporal
medicina corporal

  • Cirujana especializada en reconstrucción mamaria con más de 15 años de experiencia
  • Trabajamos con las mejores prótesis del mercado, Politec y Mentor
  • Servicio de urgencias 24 horas directo con la clínica
  • Probadores reales, así la paciente podrá ponerse su propia ropa y ver exactamente cuál será su resultado después de la cirugía, con ello la paciente se garantiza acertar con el tamaño que desee

VENTAJAS DE LA REDUCCIÓN DE PECHO

  • Mejora la postura y dolores de espalda y cuello
  • Mejora en la función pulmonar
  • Aumento en la confianza y autoimagen
  • Posibilidad de elegir la talla deseada

INFORMACIÓN TÉCNICA DE REDUCCIÓN DE PECHO

  • Duración: entre 2 y 3 horas
  • Anestesia: general
  • Recuperación laboral y social: 7 a 10 días
  • Hospitalización: entre 1 y 3 días
  • Teléfono de urgencias disponible para el paciente 24h

¿En qué consiste?

La mamoplastia de reducción es una intervención quirúrgica que busca reducir el tamaño de las mamas eliminando tejido graso, mamario y piel, además normalmente se hace una elevación mamaria y se eleva la areola y pezón. En muchos casos se reduce el tamaño de la areola si se considera necesario.

En algunos casos se recomienda colocar una prótesis de pequeño tamaño para conservar el contorno de la parte superior del pecho y mantener los resultados por más tiempo especialmente en pacientes que prevén embarazos o cambios de peso.

Paso a Paso

1.      Primera consulta médica gratuita: enlace a formulario para solicitarla.

2.      Pre tratamiento

Primero se realiza una mamografía para detectar anomalías que dificulten poder realizar la mamoplastia de reducción.

No debe fumar al menos dos semanas antes del tratamiento ya que puede afectar negativamente a la cicatrización. La semana previa a su cita debe consumir mucha agua ya que puede ayudar a evitar las náuseas de la anestesia.

Si toma anticoagulantes como aspirina, corticoides o medicamentos de adelgazamiento debe consultar con su médico opciones alternativas que no pongan en riesgo la operación de mamoplastia.

El día de la operación evite usar cremas corporales y acuda en ayunas de al menos 10h.

3.      Tratamiento

Una reducción mamaria se realiza bajo anestesia general y puede durar hasta 4 horas. Se realizan incisiones en forma de ancla alrededor de la areola y continúa en una línea vertical descendente hasta el surco del pecho y traza una línea horizontal en el surco debajo de la mama. Por estas incisiones se extrae la grasa y el tejido mamario necesario y se extirpa el exceso de piel. Después se recoloca la areola y el pezón en la nueva posición previamente diseñada.

4.      Recuperación post cirugía

Debe permanecer en la clínica al menos 24 horas para controlar su evolución y asegurar que la operación ha sido un éxito. Estas primeras horas se dejan unos drenajes protegidos con un vendaje en la zona del tórax para evitar acumulaciones de sangre y líquido. Después de retirar los drenajes al día siguiente ya puede volver el paciente a casa. A partir del tercer día se sustituye el vendaje por gasas adhesivas y se le da un sujetador específico para proteger la zona. Este sujetador elástico debe llevarse al menos el primer mes y debe evitar utilizar sujetadores con aros hasta pasados 3 meses. Los puntos se retiran pasadas 2 semanas aproximadamente y hasta su retirada debe evitar que se mojen las heridas.

Es recomendable dormir boca arriba, con el sujetador recomendado, ligeramente inclinada para no aplastar las mamas ni las heridas y favorecer la circulación de la sangre en la zona sobretodo el primer mes.

Los pacientes pueden volver al trabajo y a la vida normal pasados entre 7 y 10 días. A partir de las 6 semanas ya puede realizar todo tipo de movimientos. Los ejercicios físicos fuertes deben introducirse progresivamente para evitar dañar los músculos del pecho.

Es normal observar hinchazón y moratones, incluso sentir cierto dolor, las dos primeras semanas pero las mamas disminuirán de volumen progresivamente y los dolores irán remitiendo con ayuda de su médico. También es frecuente que note alteraciones en la sensibilidad de los pezones, debe consultar acerca de ello a su médico especialista, aunque suele recuperarse su sensibilidad normal pasados unos meses. Puede notar tirantez en las zonas tratadas, es normal hasta que se curen las cicatrices, evite gestos que puedan afectar a la zona del pecho como peinarse, cargar con peso, coger a los niños en brazos, etc.

Puede viajar sin ningún problema el día siguiente de la intervención.

Es importante tener varias consideraciones en cuenta para un buen resultado estético de la mama tras la reducción mamaria:

  • Mantener los senos hidratados, para ello es necesario consumir suficiente agua y usar cremas hidratantes adecuadas.
  • No es recomendable tomar el sol hasta pasado un mes de la intervención. Debe tener en cuenta que lo ideal es esperar un año para tomar el sol directamente en la zona pues el sol es un factor que impide a las cicatrices tomar el color natural de la piel a largo plazo.
  • No puede acudir al spa ni saunas en un mínimo de 3 meses para evitar la infección de las heridas.
  • Costras en las heridas.

Pacientes indicados

Pacientes que se encuentren en normopeso o sobrepeso ligero y que tengan el tejido mamario desarrollado por completo, por lo que el tratamiento se puede iniciar a partir de los 18 años.

  • Pacientes con dolor de espalda, cuello u hombros debido al peso del busto.
  • Aparición de erupciones debajo de las mamas.
  • Estrías en los pechos.
  • Tener problemas respiratorios debido a la presión de las mamas.
  • Quistes mamarios frecuentes.
  • Mujeres con pechos grandes que se sientan acomplejadas por su tamaño.
  • Pacientes con limitaciones a la hora de realizar ejercicios al aire libre por el tamaño del busto.
  • Hombres con ginecomastia, tejido mamario súper desarrollado.
  • Pechos de tamaño demasiado grande en relación al resto del cuerpo, gigantomastia o hipertrofia mamaria.
  • Pacientes con asimetría mamaria.
  • Personas que han pasado por un tiempo de obesidad y tras perder el exceso de peso los senos han quedado colgantes.

Contraindicaciones

  • Consumo de alcohol y tabaco regular.
  • Consumo de estupefacientes.
  • Mujeres que prevean quedarse embarazadas en un futuro o que se encuentren en estado.
  • Problemas de coagulación y cicatrización.
  • Antecedentes de anorexia o bulimia.
  • Padecer enfermedades de válvulas de corazón.
  • Pacientes con expectativas poco realistas del procedimiento y sus resultados.
  • Padecer trastornos psiquiátricos graves.

Cicatrices después de una reducción de pecho

El primer año suelen tener una apariencia rojiza pero con el paso del tiempo se suavizarán y adquirirán una tonalidad más blanquecina.

Si las cicatrices se cuidan adecuadamente pueden llegar a ser casi invisibles, no debe ser un impedimento para hacer topless ni usar bikinis en verano. Las cicatrices en forma de T invertida son ligeramente más notables debido a su longitud aunque su tono llega a fundirse casi por completo con el de la propia piel con el paso del tiempo.

Para poder comenzar a ver el resultado final de una cicatriz deben pasar al menos tres meses.

Reducción de pecho y embarazo

La reducción mamaria puede alterar la capacidad de lactancia dependiendo de la movilización del tejido mamario por ello se recomienda esperar un tiempo si prevé quedarse embarazada en un plazo medio corto.

Después del embarazo debe esperar un mínimo de 6 meses tras la finalización de la lactancia para realizarse una reducción de senos.

Es recomendable esperar un mínimo de 6 meses después de la mamoplastia para quedarse embarazada aunque lo ideal es esperar un año para asegurar la recuperación completa del tejido mamario. Debe tener en cuenta que el embarazo puede alterar la apariencia final de la reducción de pecho ya que durante el embarazo las mamas aumentan de volumen y se altera la pigmentación de las areolas.

Resultados

La reducción y elevación mamaria son actualmente las segundas cirugías estéticas más realizadas en España lo que hace está práctica habitual y rutinaria además de contar con grandes avances.

Varios estudios han demostrado como las mujeres presentaban mejoras físicas inmediatamente tras la operación.

Síntomas Estudios Mujeres Preoperatorio. (% de mujeres con el problema) Postoperatorio. (% de mujeres con el problema)
Dolor de hombro 7 1829 85% 6%
Surcos en los hombros 12 1838 84% 8%
Dolor de espalda 11 1153 73% 13%
Dolor de cuello 11 1582 65% 10%
Dolor mamario 8 1364 50% 13%

Riesgos y complicaciones

  • Infección de las heridas.
  • En este caso se necesita una intervención para extraer la sangre acumulada.
  • Mala cicatrización. Es frecuente en pacientes fumadores.
  • Puede alterarse la sensibilidad y color de los pezones y de la zona areolar de forma temporal o permanente.
  • Cicatrización interna de las heridas que cause una rigidez excesiva.
  • Asimetría de los senos.
  • Necrosis de los pezones.
  • Acumulación de grasa, suero o líquido linfático bajo las heridas.
  • Colapso pulmonar o neumotórax durante la operación.
  • Hipotensión.
  • Reacciones alérgicas al esparadrapo, material de sutura o cremas utilizadas.
  • Puede que necesite una segunda operación de elevación de mamas para logar un resultado más estético.
  • Reacción adversa a la anestesia general.
  • Coágulos en la pelvis o tren inferior. Esto puede ser síntoma de trombo embolismo pulmonar, no es frecuente su aparición pero debe consultar rápidamente con su especialista para aplicar el tratamiento médico adecuado. Las personas con sobrepeso tienen un mayor riesgo de que esto suceda.
  • Disminución de capacidad de lactancia.
  • Abertura de las suturas.

Preguntas frecuentes

Es conveniente esperar a que su médico le autorice. Las cicatrices deben estar totalmente curadas para evitar infecciones o presionar las mamas de manera inadecuada.

La fiabilidad de las mamografías es la misma que antes de la operación además de que se recomienda realizarse con frecuencia después de la reducción mamaria para detectar cualquier alteración que pueda surgir.

Es conveniente esperar al menos una semana para poder depilarse esta zona, debe hacerse con sumo cuidado pues la zona puede estar sensible y dolorida. Siempre consulte con su médico especialista pues los métodos de depilación varían y debe valorar su riesgo.

El resultado definitivo no empieza verse hasta pasados tres meses cuando desaparece la hinchazón y los cardenales. A partir de un año ya se puede decir que se ve un resultado definitivo pues la cicatrices ya comienzan a tomar un tono blanquecino y la hinchazón ya ha desaparecido por completo estando totalmente recuperado.

Conoce otros métodos de tratamiento de cirugía estética corporal que se practican en Obes Corporación:

Elevación de pecho

Aumento de pecho

Abdominoplastia

Al enviar este formulario está aceptando nuestra política de privacidad.