Cirugía Metabólica para la Diabetes

Cirugía de la Obesidad
Obesidad Hombres

  • Primera cita medica gratuita
  • Financiación hasta 60 meses
  • Atención las 24h los 365 días del año para pacientes
  • Seguimiento semanal durante 2 años: nutricional, psicológico y deportivo
  • Médicos especializados en obesidad con más de 20 años de experiencia y 3.000 casos tratados en España

VENTAJAS DE LA CIRUGÍA METABÓLICA

  • Índice de éxito elevado, el 80% de los pacientes logra remitir la enfermedad y dejar de inyectarse insulina.
  • Pérdida de exceso de peso que favorece un estilo de vida saludable
  • Reduce el riesgo de muerte prematura un 30%
  • Índice bajo de complicaciones médicas

INFORMACIÓN TÉCNICA DE LA CIRUGÍA METABÓLICA

  • Tiempo aproximado de la intervención: entre 2 y 3 horas
  • Tipo de Anestesia: General
  • Tiempo de Hospitalización: entre 24 y 48 horas
  • Recuperación para vida laboral y social: de 7 a 9 días
  • Teléfono de urgencias disponible para el paciente 24h

Qué es la cirugía metabólica para la diabetes

La cirugía metabólica también se conoce como bypass metabólico o bypass para diabetes mellitus. Las incretinas son hormonas secretadas por el intestino que estimulan la secreción de insulina tras la ingesta de alimentos. La derivación intestinal que consiste en un bypass que evita que los alimentos pasen por el duodeno y primera asa del yeyuno que rodean el páncreas inhibiendo la señal metabólica de resistencia a la insulina. Además este tipo de intervención disminuye los niveles de ghrelina, una hormona que inhibe la secreción de insulina y es conocida como la hormona del hambre pues aumenta sus niveles antes de las comidas para indicar al cerebro que es hora de comer.

La pérdida de peso que implica este tratamiento colabora en el mantenimiento de los resultados a largo plazo gracias al descenso de la grasa visceral.

Normalmente las mejoras se aprecian los primeros días tras la intervención, antes incluso de la pérdida de peso. Disminuyen los niveles de glucosa en sangre y la resistencia a la insulina, con lo que a los pocos días deja de necesitar antidiabéticos.

Pacientes indicados para la cirugía metabólica

Personas con IMC entre 35 y 40 y que tengan entre 25 y 65 años. Dentro de estos parámetros se indica si el paciente tiene diabetes mellitus tipo 2  (DM2) y con menos de 10 años de evolución, que tengan una necesidad crecente de antidiabéticos o insulina, que tengan una evolución de la diabetes poco favorable o que tengan mal control de la diabetes a pesar de los esfuerzos médicos y personales.

Es importante destacar que si padece obesidad pero el desarrollo de su diabetes es de tipo 1 este método no está indicado ya que este tipo de diabetes es incurable.

 

Pacientes para los que está contraindicado este tratamiento:

  • Problemas con el alcohol o drogas
  • Antecedentes de anorexia o bulimia
  • Padecer enfermedades de válvulas de corazón
  • Angina de pecho
  • Úlceras
  • Pacientes con expectativas poco realistas del procedimiento y sus resultados
  • Embarazo o encontrarse en periodo de lactancia
  • Padecer trastornos psiquiátricos graves

Paso a paso del Tratamiento

1. Primera consulta médica gratuita: solicita tu primera cita médica gratuita en nuestro formulario.

2. Pre tratamiento:

Se realiza un estudio en profundidad del paciente sobre  su historial clínico, historial de obesidad, perfil dietético y perfil psicológico, para conocer su compatibilidad con el tratamiento.

Debe acudir en ayunas el día de su cita, no debe consumir alimentos sólidos 12h antes de la intervención y ningún líquido 8h antes. No se recomienda fumar los días anteriores a la operación.

Tampoco debe tomar anti-inflamatorios como ibuprofeno ni  fármacos anticoagulantes o de herbolario 15 días antes de la intervención.

Debe acudir a la intervención sin maquillaje, cremas, esmalte de uñas, objetos metálicos ni lentes de contacto.

 

3. Tratamiento

Mediante técnica laparoscópica se realiza un bypass en el sistema digestivo por el cual se desvía el intestino delgado evitando que pase el alimento por el duodeno y la primera asa del yeyuno.

Se realiza un Bypass del intestino mediante una laparoscopia, evitando que pase por el duodeno y primer asa de yeyuno (tramo de intestino que se encuentra en íntima relación con el páncreas, que es el órgano regula la glucosa en sangre).

Primero se divide el estómago en dos secciones aisladas, una parte superior pequeña llamada reservorio (de 50 a 80 cc) y otra parte más grande que no suele extirparse al que llamamos remanente. El reservorio es el lugar donde se almacenaran los alimentos.

Después se hace una división del intestino en el yeyuno y se hace una desviación conectando parte del intestino delgado al reservorio. El resultado es una desviación del proceso digestivo con 3 asas o vías con apariencia de Y.

El asa alimentaria (Roux Limb)  conecta el intestino con el reservorio (gastric pouch) y sirve como vía de paso alimento.

El asa bilopancreática conecta con el  estómago remanente y se encarga de movilizar los jugos gástricos y enzimas que permiten digerir y absorber los nutrientes.

Ambas vías se unen en el asa común ( small intestine common channel) que permite la unión entre los alimentos  y las enzimas y jugos gástricos. Este asa debe medir al menos 80-100cm para evitar complicaciones como diarreas o anemias.

 

4. Recuperación post-cirugía

El paciente puede incorporarse a su rutina habitual tras 9 días desde la intervención. Los primeros 7 días deberá mantener una dieta líquida que permita al estómago recuperarse, poco a poco y progresivamente introducirá alimentos de consistencia sólida hasta un máximo de 5 semanas en la que ya puede mantener una dieta normal pero saludable con las recomendaciones de su nutricionista. Normalmente los pacientes acompañan la dieta con suplementos vitamínicos ya que este tipo de operaciones pueden implicar malabsorción.

Es importante retomar la vida activa cuanto antes para facilitar la recuperación y para empezar el cambio de hábitos. La primera semana se empieza con paseos diarios de 1h aproximadamente. Su entrenador personal le introducirá nuevos ejercicios y rutinas a medida que avance la recuperación y gane mayor resistencia.  Es importante que durante las primeras 5 semanas no levante peso elevado (más de 15 kg).

Debe acudir a la clínica entre7 y 9 días después de la intervención para un control médico y retirar los puntos.

Los primeros días se suministra medicación al paciente bajo receta médica para prevenir trombosis y reducir las molestias de la recuperación.

Resultados del Tratamiento

La remisión de la diabetes tipo 2 tras la cirugía bariátrica es normalmente de 72% en dos años de media. Y mantiene una tasa de remisión de hasta del 30,4% a los 15 años.

Cuanto menor tiempo haya sido diabético el paciente, menor sea el tiempo en que se ha administrado insulina y cuanto mayor reserva pancreatica conserve el paciente, mejor será la respuesta a la cirugía.

Se ha observado cómo se normalizaron los niveles de glucosa en sangre  y disminuyeron las necesidades de antidiabéticos e insulina. Además de mejorar los niveles de tensión, triglicéridos, ácido úrico.

Se reduce el riesgo de hipertensión y aumenta los niveles de testosterona en los hombres y de fertilidad en las mujeres.

La asociación de diabéticos de España destaca como en  los últimos 5 años se han realizado varios ensayos basados en la comparación del tratamiento de la diabetes tipo 2 entre tratamiento farmacológico intensivo versus tratamiento quirúrgico de su obesidad. En todos ellos se ha demostrado como las cirugías consiguen mejores resultados en el control metabólico y una disminución considerable en la necesidad de fármacos. Esta institución recomienda plantarse su tratamiento a los pacientes con un IMC superior a 35 debido a su éxito.

Riesgos y complicaciones

Es frecuente que debido al bypass  cuando el paciente ingiere alimentos altos en grasas o azúcares sufra de diarrea, por ello es importante comer conscientemente.

Esta técnica se clasifica como técnica bariátrica mixta con lo cual implica una restricción de la capacidad del estómago y una malabsorción. Esta malabsorción conlleva deficiencias de nutrientes y vitaminas por lo que los pacientes deben tomar suplementos de vitaminas y proteínas el resto de su vida, en algunos casos ha sido necesaria la reversión del bypass por desnutrición. Debido a la falta de nutrientes puede disminuir la densidad ósea (huesos frágiles).

Es frecuente la aparición de hinchazón, diarreas y problemas cardiacos. Los estudios clínicos demuestran como existe un riesgo de mortalidad del 0’1%.

Algunos síntomas frecuentes pero de fácil solución que pueden darse son:

  • Síndrome de Dumping (Síntomas similares a una gastroenteritis como malestar general, sudoración, debilidad, mareos, diarreas, nauseas, retortijones o cólicos).
  • Infección de las heridas
  • Estenosis del orificio de salida del estómago que requiera dilatación, o mareos después de ingerir líquidos azucarados
  • Vómito tras ingesta grandes cantidades de alimento
  • Diarrea
  • Dolor o molestia abdominal
  • Fatiga
  • Dolor de hombro o tórax (a causa el C02 usado durante la intervención, remite a los pocos días).
  • Deshidratación
  • Estreñimiento
  • Caída del cabello

Preguntas frecuentes

Es una desviación, derivación o corte en una ruta. En términos médicos encontramos 4 tipos: vascular, gástrico, coronario y cardiopulmonar.

En este caso el bypass gástrico es la técnica utilizada para hacer modificaciones en el sistema digestivo, normalmente para realizar desviaciones en el intestino delgado.

La diabetes hace referencia a cualquier enfermedad que implique elavados volúmenes de orina y sed excesiva. La diabetes Mellitus es  el subtipo más común.

Es un conjunto de  trastornos metabólicos que se caracteriza por elevadas concentraciones de glucosa en sangre de manera constante (hiperglucemia). Puede deberse a un defecto en la producción de insulina, al desarrollo de resistencia a la acción de esta, a un aumento de producción de glucosa o a una combinación de las mencionadas.

Este tipo de diabetes se asocia a varias complicaciones médicas como la pérdida de visión, deterioro de funcionalidad de los riñones, problemas de coagulación, enfermedades cardiacas, etc.

Algunos síntomas que ayudan a identificarla son la producción excesiva de orina, el aumento de la necesidad de comer, sed excesiva, perdida de peso sin causa aparente.

La obesidad es una enfermedad multifactorial en la que influyen factores sociales, familiares, genéticos, culturales, socioeconómicos y psicológicos. Tiene un importante componente genético en el 25- 50% de los pacientes por lo que no debe atribuirse a pereza o falta de compromiso. Es importante descubrir la raíz del problema y adoptar un estilo de vida que no favorezca el desarrollo de esta enfermedad.

Las personas con obesidad tienen ente un 10 y 40% más de probabilidad de padecer diabetes que una persona de  peso normal. Concretamente la diabetes tipo 2 es la que se relaciona directamente con la obesidad, más del 80% de los diabéticos tipo II tienen obesidad, y por ello es importante una reducción del exceso de peso antes de que pueda agravarse. Este tipo de diabetes suele ir acompañado de otros problemas médicos como hipertensión, elevados niveles de triglicéridos y colesterol nocivo, ovarios poli quísticos, etc.

Ni los medicamentos hipoglucemiantes ni la insulina resulta una solución efectiva si antes no se pierde el exceso de peso. La cirugía metabólica combinada con una reeducación de los hábitos diarios es el único tratamiento demostrado eficaz para lograr una pérdida de peso mantenida en pacientes con obesidad mórbida que además consiga una remisión de la diabetes en más del 80 % de los casos.

Es un proceso quirúrgico enfocado a la pérdida de peso en personas con obesidad o sobrepeso. Los índices de éxito a largo plazo son destacables sobre otros métodos endoscópicos además de mostrar mejoras en los niveles de glucemia, presión arterial, colesterol,  reducir y eliminar apneas del sueño y mejoras en el funcionamiento cardiaco.

Existen dos tipos de cirugía bariátrica, pueden aplicarse de manera aislada o combinarse entre sí:

Tratamientos malabsortivos: modifican el funcionamiento del aparato digestivo impidiendo la absorción de nutrientes. Como por ejemplo el Bypass o derivación gástrica.

Tratamientos restrictivos: modifican el tamaño del estómago. Como por ejemplo la manga gástrica.

El bypass es un tratamiento mixto, combina ambos tipos. Reduce el tamaño del estómago además de realizar una desviación del sistema digestivo.

Varios estudios han demostrado como las operaciones bariátricas remitían la diabetes tipo 2 aunque el bypass es la que mejores resultados ha presentado tanto en rapidez como en normalización de niveles de glucosa y de insulina. Las cirugías restrictivas como la banda o la manga registran tasas más bajas de remisión de esta enfermedad.

La primera semana se recomienda seguir una dieta líquida para facilitar la recuperación del estómago que incluirá zumos de frutas, leche, sopa, yogur líquido, infusiones, polos, etc.

Comienzan a introducirse alimentos triturados como: quesos blandos (contenido graso inferior al 30%), purés, compotas, jamón, legumbres cocidas, papilla, huevos revueltos, etc.

A partir de la cuarta semana comienzan a introducirse alimentos blandos como el pollo cocido, pescado, cereal o puré.

Por último se introducen alimentos sólidos. Es importante en esta fase masticar bien los alimentos.

Los primeros días  es recomendable realizar paseos diarios de 1h  aunque no esfuerzo físico intenso hasta pasadas las 4 o 6 semanas.

Al principio solo se podrá realizar ejercicios de bajo impacto con el seguimiento de un entrenador personal para que esto no dañar los puntos. Incorporación de nuevos ejercicios debe ser progresiva. Tras notar una mejora en el fondo físico y el médico asegura la total recuperación comienzan con ejercicios de una mayor intensidad combinando ejercicios de tonificación con cardiovasculares. El objetivo es convertir el ejercicio físico en una rutina.

Es muy frecuente. La reducción de las calorías diarias afecta al organismo pues este debe acostumbrarse a la nueva situación. Normalmente los niveles de energía se normalizan tras 6 u 8 semanas en las que el paciente ya puede ingerir todo tipo de alimentos y mantienen rutinas deportivas que ayudan a incrementar su metabolismo.

El bypass gástrico es totalmente seguro y compatible con un embarazo si se mantienen los niveles vitamínicos normales y se realicen revisiones regularmente.

Normalmente tras un año  de una cirugía bariátrica el peso ya ha comenzado a estabilizarse y no existe riesgo para un embarazo seguro. Sin embargo, varios estudios han observado como la obesidad se asocia con problemas de fertilidad, generalmente tras una operación de reducción de peso los niveles hormonales suelen estabilizarse pero no siempre asegura recuperar los niveles habituales de fertilidad.

Este tratamiento está indicado para pacientes con una obesidad elevada o grave por lo que las pérdidas de peso son elevadas, los resultados varían según el paciente. Normalmente la pérdida durante el primer año es de hasta el 80% del exceso de peso llegando a perder hasta 50 kg en 5 años, sin embargo la pérdida de peso comienza reducir su velocidad de manera natural a medida que se aproxima a su IMC adecuado.

Conoce otros métodos de tratamiento de la obesidad que se practican en Obes Corporación:

Manga gástrica

Balón gástrico

Método APOLLO

Método ASPIRE

Al enviar este formulario está aceptando nuestra política de privacidad.