CONOCE IM CAPILAR, NUESTRA UNIDAD DE CIRUGÍA DEL CABELLO

UNIDAD DE IMPLANTES CAPILARES CON TÉCNICA FUE

En OBES Corporación contamos con una Unidad de Implantología Capilar donde empleamos las técnicas de intervención más avanzadas para obtener los resultados más naturales.

¿Qué es la técnica FUE?


La técnica FUE es una técnica de microtransplante de cabello que se inició en 2002 y se ha ido popularizando en los últimos años hasta llegar a representar el 70% de las cirugías capilares. Su éxito se debe al perfeccionamiento de los instrumentos quirúrgicos utilizados que facilitan realizar incisiones de menor tamaño y de mayor precisión y al uso de materiales de calidad como el titanio.

Se realiza bajo anestesia local y se considera una técnica mínimamente invasiva por lo que no resulta una opción dolorosa. Se extraen unidades foliculares individualmente desde una zona poblada (zona donante) y se injertan en la zona deseada (zona receptora) también uno por uno.

Las unidades foliculares se analizan antes de su implante para contabilizar los cabellos que contienen y su calidad. Para mantener el tejido vivo es importante su conservación y tratamiento in vitro en solución salina a bajas temperaturas y con un nivel de humedad controlado.

Este procedimiento se realiza en condiciones asépticas en todas sus fases y puede parecer sencillo pero en realidad es una intervención compleja que requiere un alto grado de especialización y habilidad quirúrgica.

Diferencia entre Técnica FUE y Técnica FUSS

Ambas técnicas son las más utilizadas actualmente en el tratamiento de la alopecia aunque la técnica FUE se considera la más avanzada del mercado.

Su diferencia radica en la manera de extraer los folículos de las zonas donantes. En la técnica FUSS se extraen estas unidades mediante la extracción de una banda de piel de la nuca, de unos 20 cm de longitud por 1 cm de ancho mientras que en la FUE se extraen las unidades foliculares capilares una por una y se implantan en la zona receptora con incisiones de unos 0.8 milímetros. Es por ello que la técnica FUE requiere más tiempo aunque se considera menos invasiva.

La técnica FUE no deja cicatriz como con la técnica FUSS además de que su recuperación es más rápida ya que no precisa de sutura. Destacar que el método FUE necesita rasurar la cabeza del paciente para facilitar el acceso a las unidades foliculares  tanto en las zonas donantes como receptoras, la técnica FUSS no necesita de este rapado en la zona receptora y es más sutil en la zona donde se extrae la banda con lo que es fácilmente disimulable si el cabello es en cierta medida largo.

La técnica FUSS se recomienda en pacientes con áreas alopécicas extensas ya que permite extraer más unidades foliculares (hasta 6.000) y para la técnica FUE se indican personas con pérdidas de cabello localizadas y controladas de poca extensión. La técnica FUE suele extraer entre 1.500 y 2.000 unidades capilares e una sesión, pudiéndose extraer hasta 5.000.

Tipos de Alopecia

La alopecia, también conocida como calvicie, es una enfermedad que produce una pérdida del cabello anormal o una alteración en su estado natural. Este problema puede afectar a varias áreas del cuerpo, no solo al cuero cabelludo, como las pestañas, cejas, axilas, la barba o la región genital.

Existen varios tipos de alopecia según su causa u origen.

La alopecia androgénica o androgenética (AGA) es la más habitual y se debe a factores genéticos hereditarios y hormonales (95% de los casos). También se conoce como calvicie común y es más frecuente en hombres que en mujeres, se estima que la padecen un 15% de mujeres antes de los 40 años y cerca de un 40% tras la menopausia debido a los cambios hormonales. Además, las mujeres sufren una pérdida de densidad en el cabello y aparecen zonas clareadas fundamentalmente en la parte superior de la cabeza mientras que los hombres si notan una pérdida del cabello con zonas despobladas principalmente en la zona frontal y parietal. La alopecia androgénica femenina se mide mediante la escala Ludwig en base a la pérdida de densidad observando la línea que divide la parte superior de la cabeza en dos y se organiza en tres niveles: alopecia discreta, moderada o severa.

La alopecia areata que se produce en áreas localizadas. Este tipo de alopecia puede extenderse a todo el cuerpo o quedarse en un punto y volver a crecer. Ya que los folículos no se debilitan el cabello puede volver a crecer. Sus causas no son seguras pero se conoce que está implicado el factor genético y el sistema inmunitario. Suele ser un indicador de otras patologías como enfermedades celíacas o problemas digestivos.

Los traumatismos físicos pueden producir alopecia traumática. Este tipo de alopecia se debe a tracciones constantes como el uso excesivo de extensiones o peinados tensos como trenzas y moños. También puede deberse a un constante contacto con la almohada y se produzca roce o a Tricotilomanía, una costumbre nerviosa de arrancarse el cabello.

Generalmente las alopecias se clasifican en dos grandes grupos: alopecias cicatriciales y alopecias no cicatriciales.

Las alopecias no cicatriciales recogen la mayoría de casos, este tipo de alopecias no dañan el folículo piloso aunque haya una pérdida del cabello por lo que se consideran potencialmente reversibles. En este grupo se encentran la alopecia androgenética y alopecia areata.

Las alopecias cicatriciales dañan los folículos o existe una malformación en estos, además de la pérdida del cabello y se consideran irreversibles. Normalmente este tipo de alopecias son consecuencia de enfermedades o infecciones como lepra, tumores, infecciones en la piel, sífilis, etc.

Según la extensión de la pérdida del cabello puede clasificarse en alopecias circunscritas, afectan a un área determinada, o alopecia difusa si es una pérdida más general.

¿Eres mujer? También tratamos la alopecia femenina

La alopecia no es tan frecuente en mujeres como en hombres pero para ellas el cabello es un elemento estético muy importante por lo que las técnicas de injerto de pelo han evolucionado para poder adaptarse a las necesidades de las mujeres que tienen este problema ya que suele conllevar síntomas de ansiedad, depresión y baja autoestima. Normalmente la alopecia femenina no se debe tanto a una herencia genética (alopecia androgénica) como los hombres si nos a ciertos aspectos condicionantes como el tabaco, estrés, uso de extensiones, abuso de químicos de peluquería, desequilibrio hormonal, etc. Los tipos más frecuentes son la androgénica (androgenética), la alopecia areata y la alopecia difusa.

Normalmente tras la llegada de la menopausia se produce un desequilibrio hormonal en el que puede aumentar algunas hormonas masculinas como la testosterona, la androsterona y la dihidrotestosterona (DHT) que favorece la aparición de la alopecia androgénica y esta empieza a manifestarse por el debilitamiento de los folículos capilares.

La alopecia femenina no se detecta tanto por la caída del cabello de manera evidente como en los hombres, sino por la pérdida de densidad y la aparición de zonas clareadas principalmente en la zona de la coronilla y en la parte alta de la cabeza. Para evaluar el nivel de alopecia androgénetica se utiliza la Escala Ludwig.

Es importante destacar que el método FUE requiere un rapado del cabello en las zonas donantes y receptoras o total. Algo a tener en cuenta por las clientas ya que el crecimiento del cabello forma parte de la parte postoperatoria del paciente. Según la zona donante y receptora se puede evitar el rasurado total creando cortinillas de pelo que disimulen las zonas rapadas.

La técnica FUE no se contempla como solución para estados de alopecia muy avanzados pues está pensado para zonas poco extensas y controladas, no se recomendaría por ejemplo a una paciente con una alopecia de nivel 4 en la escala de Ludwig.

¿Quieres saber más sobre IM Capilar? Contactar con nosotros para pedir una primera Cita Médica Gratuita. Rellena este formulario y contactaremos contigo sin compromiso, en horario laborable.

Al enviar este formulario está aceptando nuestra política de privacidad.