Injertos capilares en mujeres, implantes con técnica FUE
Mostrar todos

Injertos capilares en mujeres, implantes con técnica FUE

La alopecia femenina no es tan frecuente como la masculina, pero constituye un auténtico problema para quienes la sufren. Por tradición y por estética, generalmente para la mujer la pérdida de cabello tiene un efecto psicológico mayor. Por eso, cada vez son más las que se deciden a hacerse injertos capilares para mujeres para recuperar una cabellera densa y sana. Sobre todo, desde que existen técnicas de trasplante capilar discretas, seguras y prácticamente indoloras, que se adaptan a sus características y necesidades concretas.


En estos momentos, las dos soluciones de microinjertos capilares más solicitadas por las mujeres en España son la técnica FUE y la FUSS. ¿Quieres saber en qué consiste cada una de ellas y cuáles son sus pros y sus contras? En este post te las explicamos y las comparamos al detalle.

Injertos capilares en mujeres: la técnica FUE

La técnica FUE (Follicular Unit Extraction) es la técnica de microimplante de cabello más novedosa y avanzada. En estos momentos, es el tipo de trasplante capilar más demandado tanto por las mujeres como por los hombres en todo el mundo.

Consiste en extraer de forma individual los folículos pilosos activos de una zona donante para después implantarlos en la zona afectada por la calvicie, llamada zona receptora. Generalmente, los folículos se suelen extraer de la zona de la nuca o de los laterales de la cabeza.

Se realiza mediante una intervención quirúrgica mínimamente invasiva y con anestesia local.

Esta técnica de injerto capilar para mujeres no deja cicatrices.

Trasplante capilar con la técnica FUSS

La técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) de trasplante capilar en mujeres se basa también en la extracción de pelo sano de una zona donante, pero en este caso, lo que se extraen son bandas de piel de unos 20 centímetros de ancho, que incluyen los folículos pilosos. Lo habitual es extraer esta banda de piel de la nuca o de los laterales de la cabeza.

Esta técnica de extracción e implante capilar es más invasiva. Requiere puntos de sutura y, por tanto, deja pequeñas cicatrices.

Pros y contras de la técnica FUE y de la técnica FUSS de implante capilar en mujeres

Las principales ventajas de la técnica FUE de implante capilar en mujeres son:

– Es menos invasiva.

– La recuperación es más rápida.

– Es prácticamente indolora.

– Solo precisa de anestesia local.

Sus desventajas, respecto a la técnica FUSS, son:

– Exige el rasurado del cabello, al menos de la zona donante. Para las mujeres, el rasurado total del cabello puede suponer un problema y generar rechazo. Por eso, en caso de que el estado del cabello lo permita, se suele optar por un rasurado parcial de la zona, dejando cortinillas que tapen las partes rasuradas.

– No se recomienda en mujeres con alopecia muy extendida, ya que el número de microinjertos de folículos tendría que ser muy elevado y el resultado podría ser peor y más lento que con la técnica FUSS.

Las principales ventajas de la técnica FUSS de injerto capilar en mujeres son:

– Es una técnica que permite extraer más unidades capilares en cada intervención.

– Se precisan menos intervenciones para obtener buenos resultados en cuanto a densidad, motivo por el cual es una técnica más indicada para la alopecia generalizada o severa.

– No implica rasurado.

Sus desventajas, respecto a la técnica FUE, son:

– Deja cicatrices.

– Causa dolor localizado hasta que cura la cicatriz.

– Requiere de más cuidados postquirúrgicos.

¿Qué técnica de injerto capilar para mujeres elegir?

En estos momentos, la técnica estrella de trasplante capilar, tanto para mujeres como para hombres, es la FUE. Cerca del 70% de los injertos capilares se realizan en estos momentos con esta técnica. El motivo fundamental es que es menos invasiva y dolorosa que la técnica FUSS.

La técnica FUE de injerto capilar en mujeres es idónea para abordar alopecias o calvicies incipientes, localizadas y controladas, antes de que vayan a más y se conviertan en generalizadas. También es adecuada para recuperar la densidad de un pelo empobrecido y que clarea.

Respecto al rasurado, que es lo que puede echar para atrás a algunas mujeres, lo cierto es que no suele ser un problema en el caso de que exista suficiente superficie de donación con folículos en perfecto estado. Esto permite que solo se rasuren pequeñas zonas y que entre ellas se dejen cortinillas de pelo que las camuflen.

En el caso de sufrir un nivel más avanzado de alopecia, con grandes zonas de calvicie, es mejor optar por la técnica FUSS de injerto capilar, que ofrece resultados más rápidos para poblar zonas extensas de cuero cabelludo.

Summary