Psicología para la Obesidad

Seguimiento de la Obesidad
psicologo

  • Atención personalizada
  • Seguimiento semanal durante 2 años
  • Más de 20 años de experiencia

Seguimiento del tratamiento de la obesidad con un Psicólogo

Un estudio realizado por Consumer Reports National Research Center,  en el que participaron 1.300 psicólogos, concluyó que los aspectos emocionales pueden ser una dificultad para la pérdida de peso.

El 43% mencionó “el comer emocional” como una de las principales barreras para bajar de peso.  Y más del 70% de los psicólogos identificó la terapia cognitiva conductual como una buena estrategia para la pérdida de peso. Esta terapia ayuda a identificar pensamientos negativos que tienen como consecuencia comportamientos negativos sobre la salud.

El 28 de mayo, Día Nacional de la Nutrición, se incluye por primera vez el equilibrio emocional como parte de la Pirámide de la Alimentación Saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) presentada recientemente.

Un artículo publicado en EFE analiza las 5 dimensiones que impiden la pérdida de peso:

  • Desorganización del estilo de vida.
  • Impulsividad en las comidas y ausencia de autocontrol.
  • Basado en la aparición de ansiedad y/o depresión.
  • Traumática, experiencias vividas.
  • Adicción a la comida.

Es lo que llaman DIETA. “Lo normal es que una o dos de las dimensiones sean las que se disparan y generalmente crean el problema” explica el psiquiatra Javier Quintero.

El ritmo de vida influye en la obesidad

En una sociedad que vive corriendo es normal encontrar a muchas personas que se desatienden a sí mismas para centrarse en el trabajo, los hijos, los problemas económicos… esto hace que la alimentación quede en un segundo plano y el sobrepeso y obesidad sea una enfermedad altamente reconocida actualmente.

Podemos identificar tres tipos de pacientes obesos según su ritmo de vida y como le influye:

  • Trabajador: personas que pasan gran parte del día fuera de casa. No suelen prestar atención a los alimentos que ingieren durante el día ya que la alimentación se encuentra en un segundo plano. Es frecuente que restrinjan el consumo de alimentos durante el día debido a que están distraídos y al llegar a casa se descontrolen comiendo para relajarse.
  • Padres: los hijos ocupan mucho espacio y atención de los padres por lo que es frecuente que estos dejen algunos asuntos propios en segundo plano como es la alimentación y el autocuidado. En estos casos se recomienda a los padres tomar conciencia de la importancia de prestarse atención a sí mismos o pueden llegar a perjudicarse gravemente.
  • Cansados: hay pacientes que se encuentran desmotivados y no tienen ánimo para hacer nada. Suelen llevar vidas monótonas y aburridas entrando en una espiral de desinterés y cansancio. La comida puede ser un calmante ante el malestar que les genera esta falta de motivación.

Es importante tomar consciencia de nosotros mismos y de las necesidades de nuestro cuerpo para no aumentar el riesgo de obesidad o agravarla. Es necesario desconectar y encontrar maneras saludables de relajarse o distraerse más allá de la comida.

La relación comida y placer

Se ha extendido la creencia que comer en abundancia es signo de “buen comedor” aunque la cantidad no debería relacionarse con la calidad de los alimentos. Esta asociación crea frustración en muchos pacientes a la hora de reducir las cantidades de alimento aunque deben comprender que el cuerpo necesita cantidades mucho menores a las que está acostumbrado.

Es frecuente que los pacientes con obesidad coman de manera compulsiva o veloz  para llegar a satisfacerse, esto hace que tarden más en lograr la saciedad y coman cantidades mucho mayores.

Al ingerir alimentos se libera serotonina lo que produce bienestar a la persona y puede llegar a ser adictiva por lo que es normal que el cerebro busque el alimento para cubrir sus necesidades de esta sustancia. Al entrar en dietas altamente restrictivas los niveles de serotonina descienden y pueden llegar a producir síntomas similares a los de abstinencia, es importante realizar ejercicio físico y realizar una ingesta calórica adecuada para evitar esto.

La importancia de la autoimagen

Este término hace referencia a como se percibe uno mismo y como se siente respecto a ello. Varios factores influyen en esto:

  • Percepción: precisión con la que se percibe el tamaño de diferentes partes del cuerpo. Esta puede subestimarse o sobreestimarse si se ve distorsionada.
  • Subjetividad: actitudes, pensamientos, sentimientos y valoraciones hacia ciertos aspectos corporales como el peso o el tamaño.
  • Conducta: respuestas ante la subjetividad y la percepción que llevan a la persona a evitar o mostrar diferentes partes de su cuerpo.

Una persona con obesidad puede mostrar algunas alteraciones respecto a su percepción sintiéndose insatisfecho y acomplejando. Esto es más común en mujeres que en hombres que tienden a distorsionar su autoimagen debido a los modelos sociales que vemos frecuentemente en la publicidad.

Es importante ser conscientes de la percepción real de nuestro cuerpo sin subestimarlo ni sobreestimarlo y ser capaces de detectar pensamientos negativos erróneos para conocer las consecuencias de nuestras acciones y poder adelantarnos a resultados que realmente no deseamos.

Emociones negativas

Las emociones negativas pueden favorecer la ganancia de peso y fracasar en los intentos de lograr el aspecto deseado.

  • Inseguridad.
  • Colmar un vacío interior.
  • Sentimientos de abandono.
  • Idealización del cuerpo natural.
  • Tendencia a la acumulación.
  • Estrés. Esta emoción implica un aumento del cortisol en sangre lo que genera grasa abdominal.

Principales mejoras de la pérdida de peso

  • Menor compulsión por la comida: sobre todo tras cirugías bariátricas los pacientes explican como reducen esa necesidad constante de comer y se llenan con cantidades mucho menores lo que les hace más fácil empezar con el cambio de hábitos y no volver a sus viejas costumbres.
  • Sensación de eficacia: cuando el paciente comienza a ver resultados se siente satisfecho y orgulloso de ver como sus pequeñas acciones cambiando de estilo de vida le llevan a lograr los resultados que tanto deseaba sin volver a esa sensación de fracaso que ocurre habitualmente con las dietas.
  • Autoestima: cuando una persona comienza a percibir que su cuerpo se acerca más a su ideal siente una mayor seguridad en sí mismo y con el ambiente. El sentimiento de inferioridad disminuye ya que él mismo puede notar una mejora en el rendimiento físico, en la percepción de los demás, un mayor control sobre su vida…
  • Aumenta la vitalidad: es frecuente ver a pacientes con una gran motivación tras los tratamientos de la obesidad ya que comienzan a ver resultados y a sentirse con mayor energía y salud.
  • Autonomía: llegado a cierto grado de obesidad el paciente pierde ciertas facultades para realizar actividades cotidianas por sí solo como atarse los cordones, cortarse las uñas, desplazarse, sentarse en sitios públicos, etc. reducir el exceso de masa grasa ayuda a recuperar la capacidad para desenvolverse en su día a día de manera independiente con total normalidad.

Conoce otros métodos de tratamiento relacionados con la obesidad que se practican en Obes Corporación:

Balón intragástrico

Banda Gástrico

Método ASPIRE

Bypass Gástrico

Al enviar este formulario está aceptando nuestra política de privacidad.