Cirugía Bariátrica de la Obesidad

En la Unidad de Obesidad de Obes Corporación realizamos intervenciones quirúrjicas para ayudarle a reducir sus problemas de Obesidad, gracias a distintos métodos como la Gastrectomía Tubular, el Bypass Gástrico o las Cirugía Metabólica (diabetes). Estudio personalizado para ofrecer la mejor vía de tratamientos según sus necesidades

Las cirugías bariátricas son procesos quirúrgicos orientados a tratar la obesidad severa o mórbida de tipo 2 y 3 (IMC superior a 35) reduciendo el peso corporal.

Existen dos tipos de cirugía bariátrica, pueden enfocarse en su aplicación única o combinarse entre sí:

Los tratamientos malabsortivos modifican el funcionamiento del aparato digestivo impidiendo la absorción de nutrientes. Como por ejemplo el Bypass o derivación gástrica.

Los tratamientos restrictivos modifican el tamaño del estómago. Como por ejemplo la manga gástrica o la banda gástrica.

Normalmente se realizan por vía laparoscópica, una técnica regular de cirugía con un índice de riesgo mucho menor que las cirugías tradicionales o abiertas y que permite una recuperación más breve y menos dolorosa, además de dejar cicatrices menos visibles.

Estos tratamientos deben considerarse siempre como apoyos en el proceso de adquirir un estilo de vida saludable que permita la pérdida de peso a largo plazo.

Todas las operaciones exigen un seguimiento periódico durante los dos primeros años para garantizar el éxito del tratamiento y su compatibilidad con el paciente.

Pacientes indicados

En 1991 el NIH Consensus Development Conference Panel estableció los criterios generales para practicar una cirugía bariátrica:

  • Pacientes con IMC a partir de 40 y pacientes con IMC entre 35 y 40 con enfermedades graves asociadas como diabetes Mellitus tipo 2 o problemas cardiacos. (A partir de obesidad de clase 2).
  • Tener entre 18 y 60 años.
  • Padecer obesidad desde hace más de dos años.
  • Haber intentado antes dieta y ejercicio de manera supervisada.
  • Ausencia de trastornos endocrinos no tratados que faciliten la obesidad, como el hipotiroidismo primario.
  • Estar en plenitud de sus facultades mentales.
  • Compromiso de adhesión a las normas de seguimiento tras la cirugía.
  • Comprometerse a evitar el embarazo el año posterior al tratamiento.

Aspectos positivos - resultados - ventajas

Los índices de éxito a largo plazo son destacables sobre otros métodos endoscópicos además de mostrar mejoras en los niveles de glucemia, presión arterial,  reducir y eliminar apneas del sueño y mejoras en el funcionamiento cardiaco. Además se han observado mejoras en los niveles de ghrelina, leptina, insulina, triglicéridos y colesterol, se reduce el riesgo de hipertensión y aumenta los niveles de testosterona en los hombres y de fertilidad en las mujeres.

Banda Gástrica

Es una cirugía restrictiva que busca limitar la capacidad de almacenamiento del estómago mediante la colocación de una banda de silicona llena de solución salina que comprime a modo de cinturón la parte superior del estómago para reducir su tamaño y hacer efecto reloj de arena en el que los alimentos caen lentamente al estómago normal. La banda puede ajustarse tras su colocación y puede retirarse en un futuro.

Está indicado en pacientes con un IMC superior a 35  y se pueden llegar a perder hasta 45 kg. Algunas personas siguen bajando de peso hasta por 3 años después de la cirugía.

Destaca por su reversibilidad de manera más sencilla y con menor índice de complicaciones médicas que otras cirugías bariátricas.

By-pass gástrico en Y de Roux (BPGYR)

Es la modalidad de cirugía bariátrica más utilizada. Clasificada como mixta ya que implica una reducción del tamaño del estómago y una malabsorción.

Consiste en la división del estómago en partes aisladas, una parte superior llamada reservorio y otra parte más grande llamada remanente. Se realiza  una división del intestino delgado en el yeyuno y se hace una desviación conectando parte del intestino delgado al reservorio. El resultado es una desviación del proceso digestivo con 3 asas o vías con apariencia de Y que consigue reducir la absorción de los alimentos hasta un 50%.

La desviación del intestino favorece cambios hormonales que ayudan a mantener la sensación de saciedad. Además favorece el bloqueo de la insulina que causa la diabetes tipo II, frecuentemente asociada con los problemas de sobrepeso.

Se recomienda a pacientes con un IMC superior a 45 (obesidad muy elevada) y consigue  perder hasta un 90% del exceso de peso.

Manga gástrica

Esta cirugía reduce el tamaño del estómago hasta un 70% y elimina el bolsón que permite su dilatación manteniendo las partes nobles del estómago intactas. Es clasificada como restrictiva ya que busca lograr la sensación de saciedad con menor cantidad de comida.

IMC a partir de 35 y pierde hasta un 80% del exceso de peso

Este método es definitivo, no tiene reversibilidad, ya que elimina una parte del estómago, por ello se indica a pacientes que padezcan obesidad desde hace más de 5 años y con un IMC a partir de 35 ya que las pérdidas del exceso peso son de hasta un 80%.

Cirugía metabólica

Mediante la realización de un bypass  se hace una desviación del sistema digestivo para evitar que los alimentos pasen por el duodeno y primera asa del yeyuno que rodean el páncreas inhibiendo la señal metabólica de resistencia a la insulina.

Normalmente se comienza a apreciar la remisión de la diabetes  los primeros días tras la intervención, antes incluso de la pérdida de peso, disminuyen los niveles de glucosa en sangre y la resistencia a la insulina, con lo que en poco tiempo deja de necesitar antidiabéticos orales o insulina. El 80 % de los pacientes logran remitir la enfermedad en un plazo de 15 años.

Es recomendable en pacientes con IMC entre 35 y 40  que padezca de diabetes mellitus tipo II. No  está indicada para pacientes obesos que tengas diabetes tipo I y busquen la solución en este método ya que este tipo es incurable.

¿Qué técnica escoger?

Es importante realizar una revisión y análisis preliminar para identificar el tipo de tratamiento que más se ajuste a sus necesidades ya que cada paciente es diferente y pueden variar los resultados.

En términos de pérdida ponderada, el Bypass consigue  disminuir el IMC en mayor medida que la manga y la banda en el plazo de un año. Aunque transcurridos 5 años los resultados del Bypass y de la manga tienden a igualarse aunque el primero siga siendo ligeramente superior. También se observa como el bypass es el tratamiento que mejor resultados consigue en la remisión de la diabetes mellitus tipo II.

El Colegio Americano de Cirugía Bariátrica clasifica el bypass de Y en Roux como la más efectiva en reducción de IMC, seguida por la manga y por último la banda aunque los resultados pueden variar en función del paciente.

Riesgo de la cirugía bariátrica

Todos los tratamientos considerados como cirugías mayores implican ciertos riesgos y posibles complicaciones aunque son más frecuentes en el caso de bypass. Además  la banda y la manga gástrica presentan un índice ligeramente menor de mortalidad (0.049 y 0.035% versus 0.332% y 0.9% respectivamente). Por ello es importante hacer un balance de los beneficios y riesgos que conlleva cada método.

La deficiencia más frecuente tras este tipo de cirugías es la de la vitamina B12 y de hierro por ello normalmente se acompañan de suplementos vitamínicos que puedan cubrir estas carencias.

En pacientes de levada edad o de elevado riesgo quirúrgico es más recomendable aplicar una Banda Gástrica o una Manga.

Embarazo después de una cirugía bariátrica

Tras un año de la cirugía bariátrica la pérdida de peso comienza a estabilizarse y no existe riesgo para un embarazo seguro mientras se mantengan los niveles vitamínicos adecuados y se realicen las revisiones necesarias. Se ha observado como la obesidad puede afectar a la fertilidad por lo que es posible que después de la operación comiencen a recuperarse los niveles normales, es recomendable utilizar métodos anti conceptivos en el primer año hasta que la pérdida de peso sea estable para evitar posibles embarazos de riesgo o imprevistos.