Profesionales especializados con larga trayectoria en el tratamiento de la obesidad te asesorán sobre lo mejor para tu caso personal

Métodos Endoscópicos para la obesidad

En OBES Corporación contamos con tratamientos endoscópicos (no quirúrgicos) para pacientes con obesidad moderada-severa y en casos de obesidad mórbida si hay rechazo de la cirugía.

Son métodos de tratamiento de la obesidad que se realizan vía endoscópica oral mínimamente invasiva e indolora que permiten limitar la capacidad del estómago o reducir su tamaño.

Los primeros resultados comienzan a notarse a partir de la cuarta semana debido a la dieta baja en calorías y del ejercicio físico y vida activa que comienza a adoptar el paciente.

Como todo método de tratamiento de la obesidad, la pérdida de peso varía en función del paciente. Implicarse con el proceso de pérdida de peso a largo plazo es vital para obtener buenos resultados y que estos se mantengan. Para ello contará con la ayuda de un equipo multidisciplinar compuesto por un nutricionista, un entrenador y un psicólogo que le permitirán adquirir nuevos hábitos y costumbres de alimentación y ejercicio en un seguimiento de dos años.

Pacientes indicados


  • Pacientes con IMC a partir de 30 que tengan sobrepeso o un nivel de obesidad de grado 1, 2 e incluso 3 (este grado de obesidad es muy elevado por lo que se recomienda consultar cirugías de la obesidad)
  • Tener entre 18 y 60 años.
  • Haber intentado antes dieta y ejercicio de manera supervisada.
  • Ausencia de trastornos endocrinos no tratados que faciliten la obesidad, como el hipotiroidismo primario.
  • Estar en plenitud de sus facultades mentales.
  • No tener antecedentes de anorexia o bulimia.
  • Compromiso de adhesión a las normas de seguimiento tras la cirugía.
  • Comprometerse a evitar el embarazo el año posterior al tratamiento.

Aspectos positivos – resultados – ventajas

Estos tratamientos no producen cicatrices externas ya que utilizan métodos endoscópicos que son mínimamente invasivos además de facilitar recuperaciones rápidas, un máximo de 48h el paciente puede volver a casa, y con menor índice de complicaciones médicas que las cirugías bariátricas.

Generalmente son tratamientos reversibles y los dispositivos o modificaciones hechas se resuelven en u plazo de hasta 2 años. A excepción del método POSE que es definitivo pero la reducción gástrica es muy pequeña y no comporta molestias en la vida diaria del paciente.

Con métodos endoscópicos, es decir no quirúrgicos el paciente puede llegar a perder hasta 45 kg.

Método APOLLO

Es la técnica más novedosa en los tratamientos de la obesidad.

Mediante una plicatura en el estómago se consigue reducir la capacidad del estómago hasta un 40%. Gracias a la última tecnología, se consigue hacer una sutura interna en el estómago que hace que éste quede replegado sobre sí mismo de la misma forma que queda al realizar una manga gástrica pero siendo este reversible. Pasados 18 meses los puntos comienzan a deshacerse y el estómago recupera su tamaño natural. El objetivo es limitar la capacidad del estómago para llegar antes a la sensación de saciedad con menor cantidad de comida y conseguir así un balance energético negativo que facilite la pérdida de peso pero preservando sus funciones normales sin causar malabsorciones.

Se recomienda en pacientes con un IMC entre 30 y 42 con un grado de obesidad de tipo 1. Normalmente las pérdidas de peso varían desde 15 hasta 35 Kg.

Balón Intragástrico (BIG)

La colocación de un balón gástrico es un tratamiento sencillo que no requiere hospitalización. Consiste en la colocación de un globo de silicona en el estómago por vía endoscópica o ingerible que se rellena de solución salina.

El objetivo es crear sensación de saciedad debido al espacio ocupado por el dispositivo. Esta saciedad precoz ayuda al paciente adoptar hábitos saludables en su vida diaria que constituyan una base para lograr el éxito a largo plazo.

Normalmente se aplica a pacientes con un IMC entre 30 y 40 con sobrepeso o una obesidad moderada de clase 1 o 2. Aunque también constituye una vía para personas con una obesidad de tipo 2 y 3 para reducir los riesgos de la anestesia general que requieren las cirugías mayores.

Un balón intragástrico  permite una pérdida de peso media entre 25 y 30kg. Los resultados dependen del paciente y del nivel de obesidad o sobrepeso que presenta además del tipo de balón.

Balón gástrico ingerible

Este tipo de balón se introduce en el estómago mediante la ingesta de una cápsula unida a un tubo que sirve posteriormente para rellanarla de suero. Esta capsula se ingiriere sin anestesia y con ayuda de pequeños sorbos de agua. Contiene una válvula que se va deshaciendo por acción del estómago y comienza a vaciarse en 4 meses aproximadamente y se expulsa por las heces de manera natural.

Este balón permite perdidas de peso entre 15 y 20 Kg en 4 meses.

Balón gástrico endoscópico

Se introduce el balón deshinchado por vía endoscópica bajo una sedación leve y se rellena de suero en un procedimiento que no tarda más de 30 minutos.

Se retira  por la misma vía endoscópica cuando el paciente ya ha perdido todo el peso esperado o si después de dos meses no hay pérdida de peso, con un tiempo máximo de 12 meses.

El balón de 3 meses es recomendable para pacientes con un IMC entre 28 y 30. El paciente puede perder entre 10 y 20kg.

Con un balón de 6 meses el paciente pude llegar a perder entre 18 y 23 kg. Está indicado para pacientes con un IMC entre 30 y 40 entrando en obesidad de tipo 2.

La colocación de un balón de 1 año de duración implica realizar un pequeño anclaje quirúrgico en el estómago para impedir que se deshinche. Los pacientes tratados llegaron a perder hasta 40 kg.

Método Aspire

Es un tratamiento novedoso que cuenta con la aprobación de la Administración para Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos. Consiste en la colocación de un tubo en el estómago que se conecta a una válvula situada en el exterior del abdomen. Esta válvula permite vaciar el contenido del estómago hasta un 30% antes de su tránsito normal evitado así la absorción de las calorías ingeridas. 20 minutos después de ingerir alimento el paciente conecta la válvula a un mecanismo portátil y “aspira” el alimento almacenado en el estómago para desviarlo al inodoro. Esta aspiración tarda entre 5 y 10 minutos.

Este tratamiento es recomendable para pacientes con un IMC entre 35 y 45. El sistema Aspire está diseñado para retirarse a los 18 o 24 meses llegando a perder una media de 23 kg en este tiempo.

Método POSE

Esta es una técnica similar al APOLLO aunque la reducción del tamaño del estómago es menor y las modificaciones del estómago son definitivas.

Bajo anestesia general se hacen unas suturas en el estómago que forman pliegues en el fundus y en la parte inferior para reducir su tamaño hasta un 10% además de disminuir la secreción de la hormona ghrelina y realentizar el vaciado gástrico. Estas plicaturas  o pliegues se fusionan a las 8 semanas lo cual hace a este tratamiento definitivo.

Puede realizarse en pacientes con un IMC entre 30 y 40 correspondiente a un grado de  obesidad entre 1 y 3. También es una alternativa para personas con obesidad mórbida, IMC superior a 40, que no quieran someterse a cirugías mayores. Con este método los pacientes llegan a perder hasta un 45% del exceso de peso, normalmente la pérdida de peso es de entre 15 y 35 KG.